Por qué tengo que comprar un traje de tres piezas Suits & Shirts Suits & Shirts

Por qué tengo que comprar un traje de tres piezas

En la actualidad, somos una representación de nosotros mismos, valemos lo que nuestro estado de whatsapp, no somos capaces de ver más allá.



Vivimos en un mundo donde hay dos clases muy diferenciadas, los que usan traje o conjunto y los que la camiseta es su segunda piel, en este segundo caso, encima tienes que aguantar sus vituperios donde sus razones para vestir... así, son que los de traje son casta. Como si las opiniones políticas fueran una obligación, la elegancia es en esta sociedad un superpoder como el de los cómics de Mavel o DC.

Si les digo que vivimos en un mundo competitivo no estoy descubriendo la formula de la gaseosa, pero debemos siempre destacar, aunque sea más que nuestro compañero de cubículo, y destacarse puede ser tan simple como añadir un chaleco.


Cuando visitemos nuestra tienda de moda masculina fetiche, y tras el sentido saludo inicial que nos ofrecerá nuestro asesor con el que ya tenemos cierta simbiosis, observen sus ojos cómo se tornarán de alegría cuando les diga que desean ver trajes de tres piezas. En la sastrería o tienda, captarán la idea que usted quiere subir un grado su nivel de elegancia, ni le preguntarán si es para un evento o para el día a día, sabemos que si entra en nuestra casa y se nos piden ciertas piezas, el cliente confía en nuestra destreza, ¿ Qué mejor regalo que ese?.

El chaleco de un traje de tres piezas añade un efecto visual limpio, el chaleco en la misma tela del traje puede crear un estilo más formal, mientras que añadir un chaleco con un extraño contraste puede agregar un carácter de ceremonia o descontrol.

El traje de tres piezas consiste en la mayoría de los casos de una chaqueta de una sola fila, chaleco cruzado o recto y un pantalón, todo confeccionado con el mismo material y calidad. Dependiendo del tipo de tejido escogido un chaleco puede subir o bajar la formalidad del conjunto de la vestimenta.


El reto lanzado al sastre si es de confección a medida, es un hormigueo que se empieza a notar en la nuca hasta la punta de los dedos, ya que sus manos surcarán la tela para crear en un solo tramo, sin interrupción de la tela desde los tobillos hasta el hombro. En un tejido de calidad, el paño a lo largo del cuerpo da la consistencia a un hombre de un aspecto equilibrado.

Si usted quiere un conjunto para un evento concreto, por favor, informe al dependiente o sastre de esta situación, ya que para su mayor comodidad, le puede recomendar un chaleco sin espalda, cuentan con una simple correa en la parte trasera en lugar de una espalda completa.

Si tiene intención de usar el conjunto en oficina, puede desprenderse de la chaqueta y enrollar las mangas de su camisa, creando un guiño a la clase obrera de principios del siglo pasado.  Por supuesto que un traje de tres piezas puede convertirse en un traje de dos piezas, a través de la simple decisión de abandonar el chaleco en su vestidor, se puede sacrificar la prenda en pro de su versatilidad.

No se impaciente, si el chaleco no le encaja a la primera, es una prenda sorprendentemente difícil de encajar correctamente, no dude de la profesionalidad de la persona que se pone frente a usted, él o ella quiere lo mismo que usted, su elegancia.



Casi todos los chalecos, sobre todo si son rectos, tienen puntos de referencia para un perfecto ajuste. En la parte inferior, el chaleco debe ser lo suficientemente largo como para cubrir completamente la cintura de los pantalones. Imagine que la camisa fuera visible alrededor de la cintura, destruiría la visual del traje de tres piezas, siempre solemne y pulcra.

Los pantalones de un buen traje deben de acariciar la cintura de forma natural del usuario, idealmente pensados para ser usados con tirantes. Un cinturón puede causar un bulto en el tejido del chaleco.

La parte superior del chaleco debe ser lo suficientemente alta como para ser visibles cuando se abotona la chaqueta. El escote debe ser lo suficientemente amplio para que la tela del chaleco no cubra el cuello de la camisa o se deslice bajo ellos.



Un buen chaleco debe estar bien ajustado, es decir, se que se ha sorprendido al leer en el anterior párrafo como decía la palabra "amplio", Podemos ajustar el chaleco con la correa posterior, al igual que una chaqueta de traje, la tela debe venir ligeramente cercana al cuerpo del usuario.

Si quiere combinar su traje con un chaleco en distinta tela, los contrastes son la mejor opción. Chalecos verdes oscuros combinan bien con trajes marrones, si el chaleco es marrón se puede usar con chaquetas azul marino.

En un sentido práctico, la mayoría de los chalecos están diseñados bajo la comprensión que el botón inferior se queda sin abotonar. Esto ofrece al usuario mayor libertad de movimiento sin restringir la elegancia.


0 Comments:

Publicar un comentario