AND THE OSCAR DOESN'T GOES TO... Suits & Shirts Suits & Shirts

AND THE OSCAR DOESN'T GOES TO...

La alfombra roja más importante del mundo se está retirando en estos momentos, tras dos horas llenas de glamour y elegancia, los operarios retiran toda esencia a gentil y a éxito.

Este año pasará a la historia no por noble de la mayoría de los trajes elegidos por los actores, sino por cuatro estilismos que serán recordados o por lo menos vilipendiados. Jared Leto con una americana blanca de Yves Saint Laurent, lo he repetido hasta la saciedad, las americanas blancas solo para eventos en espacios abiertos, pero no fue la única aberración del señor Leto, su pelo como bien retwitteo la periodista de moda Nina García el parecido era más bien lamentable. No fue el único que no acertó con su peinado, Bradley Cooper no estuvo nada favorecedor con un estilo despeinado.


El actor secundario Barkhad Abdi conocido por ser el secuestrado de Tom Hanks en "Capitán Phillips" le prestaron un esmoquin de Calvin Klein Collection, e imagino que prestaron porque no creo que nadie de Calvin Klein o de la tienda donde los comprara le dejaran salir de tal guisa. La americana le quedaba holgada, pero no menos que su amigo en la película Faysal Ahmed que el termino grande se queda escaso para revelar su estilismo. Es el ejemplo perfecto de un cúmulo de errores bien perpretado con un fin concreto ir mal a proposito.

Barkhad Abdi de Calvin Klein Collection con Faysal Ahmed


Pero el ganador del premio extenso de la noche con una clara ventaja sobre el resto fue para Richard Linklater, el director y guionista de películas como "Antes del anochecer" se inspiró en una de sus primeras películas "Beavis Y Butt-Head Recorren América" es de chiste, no quiero entrar en más detalles, pero no lo entiendo ni quiero hacer leña del árbol caido.

Ethan Hawke de Dior Homme, Julie Delpy con vestido de Jenny Packham y joyas de Chopard con Richard Linklater

La futura "Antorcha Humana" Michael B. Jordan, brillo con explendor propio como su futuro personaje, ir de Givenchy no te garantiza el éxito, las solapas rectas en raso de su americana podían ser una innovación más que acertada para un evento donde los flashes adoran ese toque rockero para un evento tan serio. Pero el cuello de la camisa ya vislumbraba en el horizonte el desastre, los zapatos, este toque Monk metalico, pude quedar muy bien si eres Daft Punk y estas en la gala de la MTV, el problema radica en que me asusta las futuras alfombras rojas de este chico, si ya ha sido polémico su fichaje en Marvel, esto es el colofón, como díría ese gran director de cine español: "No hijo, no".



Pero el momento culmen para la moda masculina mundial nos lo regaló el cantante Pharrell Williams, abanonó su enorme sombrero en casa y optó por un esmoquin con pantalones cortos, el compositor, cantante, productor y ahora creador de tendencias en la moda se presentó para los Premios de la Academia en pantalones cortos que fueron el complemento perfecto para su pajarita y zapatos sin calcetines. Eso es lo que debió pensar en su cabeza Pharrell, que quien sabe a lo mejor perdió el sombrero y la mitad de sus pantalones en la limusina, las miradas ya estaban puestas en él cuando el diseñador de Lanvin, Alber Elbaz, comentó a la revista Hollywood Reporter: "Ha sido brillante trabajar con Pharrell, porque le encanta la ropa, no tiene miedo, él es divertido". 



El nominado al Oscar sacudió la moda masculina de un golpe con esa chaqueta de esmoquin, pajarita y pantalones cortos a la medida con un par de oxfords, en vez de calcetines sus tatuajes. Y su mujer Helen también apostó por el riesgo con un estilismo basado en la moda masculina compuesto por una chaqueta de esmoquin blanco y un par de pantalones negros a medida.

0 comentarios:

Publicar un comentario